Viernes, 25 enero 2013 11:07

Especial: Ponen control de precios a los carros en Venezuela

Por :  
Valora este artículo
(3 votos)
Especial: Ponen control de precios a los carros en Venezuela Foto: Elizabeth Truzman.

En Venezuela comprar un carro resulta más caro que adquirir un apartamento. Una Toyota Hilux (usada) del año 2012 puede encontrarse anunciada en la página tucarro.com hasta por un millón 450 mil bolívares, mientras que el valor de la camioneta (nueva), de acuerdo con www.toyota.com.ve, es de 491 mil 527 bolívares. ¿Cómo explicar que un vehículo usado valga más que un "cero kilómetros"?

La culpa no es de la página web. Contrario a lo que se cree, tucarro.com no recibe comisiones por venta. La ganancia de la empresa se encuentra en la publicación del anuncio y en la cantidad de fotos que el cliente pague. De hecho, los trabajadores de la organización tienen prohibido asesorar a los anunciantes en materia de precios. Sin embargo, aunque los montos que se publican son, en su inmensa mayoría, astronómicos, muchos vehículos se venden rápidamente. Es más, según cifras extraoficiales, sólo en el mes de diciembre del año pasado se divulgaron aproximadamente 26 mil anuncios en el portal.

El verdadero problema es la falta de vehículos nuevos que satisfagan la demanda de los compradores. Desde 2009 se redujeron las cuotas para importar vehículos. De acuerdo con la Cámara Automotriz de Venezuela (CAVENEZ) de enero a diciembre de 2012 se vendieron 130 mil 553 vehículos nuevos de los cuales 105 mil 257 fueron ensamblados en el país y 25 mil 296 eran importados. Además, la producción de vehículos entre 2011 a 2012 aumentó únicamente 1,63%.

El desabastecimiento es tal que, para el cierre de esta edición, Suministros Venezolanos Industriales (Suvinca), la principal empresa estatal dedicada a la importación de automóviles aún no tenía vehículos disponibles para 2013. Esta situación ha permitido que los especuladores hagan de las suyas a la hora de vender sus carros.

Una nueva ley que regula los precios

El martes 22 de enero la ley de regulación de compra y venta de vehículos nuevos y usados fue aprobada en primera discusión y por unanimidad en la Asamblea Nacional. El proyecto fue presentado por el diputado oficialista, Elvis Amoroso. El asambleísta explicó que la iniciativa "parte del poder popular, quien en reiteradas denuncias públicas, ha manifestado su desacuerdo con los exorbitantes precios de los vehículos automotores, cualquiera sea su forma, lujo o los cilindros que posea el motor". También aclaró que la ley, cuya segunda discusión se realizará en un mes, se apega a la Constitución y espera atacar las irregularidades del mercado.

Pese a que el diputado por Un Nuevo Tiempo, Alfonso Marquina, también apoyó la aprobación de la normativa, apuntó que se "ha desalentado la producción nacional de vehículos".

¿Qué establece la ley?

La nueva regulación, que consta de 33 artículos, permite conocer el precio de un carro nuevo ensamblado en Venezuela, uno importado y uno con hasta dos años de uso. El texto, además, especifica que las comercializadoras que vendieron vehículos por encima del valor sugerido deben retornarles a los compradores el dinero excedente en un periodo de seis meses.

De igual forma, con la nueva norma nacerá una comisión formada por el Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios (Indepabis) y el Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat), conjuntamente con las ensambladoras e importadoras. Ésta tendrá el deber de regular los precios de compra y venta sugeridos de los vehículos y deberán tomar en cuenta las divisas otorgadas por el ente regulador, el costo, los impuestos y la ganancia.

Además se prohibirá ofertar en medios de comunicación y páginas web vehículos con valores mayores a los precios de venta sugeridos para las marcas y modelos correspondientes al último año.

En cuanto a las ensambladoras e importadoras, la nueva ley establece que deben publicar su lista de precios de manera trimestral en un diario de circulación nacional y diariamente en su portal web. Por su parte, los concesionarios deberán mostrar en un lugar visible las listas de espera; mientras que las aseguradoras no podrán otorgar un valor superior al precio de venta sugerido a los automóviles nuevos o hasta con dos años de uso.

Hay que aumentar la oferta

La aplicación de la ley -y sus sanciones de hasta diez mil unidades tributarias- mejorará la especulación. Sin embargo, para una representante de un concesionario que prefirió no dar su nombre, la solución se encuentra en aumentar la importación y la cantidad de vehículos ensamblados. "Es la forma más saludable para que se establezcan precios razonables y ajustados a la situación del mercado. En estos momentos no hay importación de vehículos por parte de las ensambladoras y la producción local es reducida. Si esto cambia, tal vez se logre una estabilidad", concluye.

Leído 966 veces